Pirograbado solar

El pirograbado solar
Evidentemente, una lupa no permite la precisión de un pirograbador eléctrico, pero sin embargo, estamos seguros de que con lupas de diferente curvatura se podrían conseguir puntos focales de diferentes grosores e intensidades, que de este modo se podrían aplicar en un nuevo arte, el pirograbado solar. La clave de esta técnica solar está en fijar la lupa o concentrador sobre un soporte que nos permita mantener fácilmente la distancia del foco, para de este modo no tenernos que concentrar en mantener la atención en éste, sino tan sólo en seguir la ilustración que vamos a pirograbar. Sin duda, se trata de un ingenio solar innovador, que nos permite que un principio tan antiguo como la concentración de los rayos solares por parte de una lupa pueda convertirse en una actividad didáctica y a la vez lúdica.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Yo lei esto y te lo aporto:
El pirograbado consiste en dibujar y decorar quemando selectivamente en un soporte, mediante una punta incandescente. Habitualmente se usa un ingenio térmico alimentado con electricidad, al estilo de un soldador para aplicaciones electrónicas. En términos generales, un pirograbado se hace, habitualmente, con un aparato llamado pirógrafo que es, básicamente, un transformador y regulador de intensidad que lleva conectado un mango al que se acoplan distintas puntas metálicas que, al ponerse más o menos incandescentes, van quemando o dorando la madera, papel, cuero, etc., en función de la intensidad y del tiempo de contacto de la punta con el material. Regulando la intensidad del calor que desprende la punta, se consigue más o menos intensidad en el quemado, variando la tonalidad, del marrón suave al negro absoluto.