Un centimo verde para las electricas

El sector eléctrico, los consumidores y el Ministerio de Industria están analizando ya una primera propuesta para hacer frente al sobrecoste del desarrollo de las energías renovables. Para ello, las eléctricas han hecho circular entre empresas y Gobierno una propuesta en la que se busca cargar el coste del desarrollo de las renovables a los consumidores.
Según el documento, al que ha tenido acceso elEconomista, la propuesta que ha llegado ya al Ministerio de Industria propone que se cree una tasa -que no un impuesto-, sistema similar al llamado céntimo sanitario.
Según esta propuesta, se tendría que producir un incremento de los precios de las gasolina de 4,3 céntimos por litro y de 4,8 céntimos para el gasóleo, lo que supondría en ambos casos un 4 por ciento de incremento. En esta medida también se incluiría el butano, que tendría que pagarse 73 céntimos más caro cada bombona, lo que supone un aumento sobre el precio actual del 6 por ciento.
La tarifa de último recurso de gas también tendría que cargar con una parte del coste de modo que subirá 50 céntimos de euro por kilovatio, un 13 por ciento más.
En la propuesta presentada se explica que sectores como el gas o el petróleo no cuentan con una tecnología renovable madura y, por lo tanto, no podrán acercarse al objetivo del 20 por ciento en el año 2020. Por este motivo, la propuesta asegura que las renovables tendrán que llegar al 40 por ciento para poder alcanzar todo el sector energético al objetivo fijado en los próximos diez años.
Para conseguir el reto fijado por Bruselas, las eléctricas proponen que sea el sector gasista y el de hidrocarburos los que adquieran parte de ese objetivo, repartiendo así el coste del régimen especial.
Las compañías creen que hay un problema de fondo, dado que las primas a las energías renovables son un término más dentro de la tarifa de acceso, que son recaudadas por la Comisión Nacional de la Energía (CNE) a través de la tarifa eléctrica, para su posterior reparto entre los productores de energías renovables. Y en este momento no parece muy conveniente subir en exceso el recibo de la luz, de cara a un consumidor ya bastante azotado por la recesión económica.
Por ello, el sector considera necesario encontrar una medida que permita a la CNE recaudar del sector del petróleo los ingresos correspondientes al régimen especial -renovables y cogeneración- para su posterior reparto, evitando así que el cobro de los productores de tecnologías limpias tenga que depender de la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado (PGE).
El documento insiste en que actualmente, el sector de hidrocarburos paga una tasa para la financiación de la CNE. Dada la existencia de esta tasa, sería factible proponer una nueva tasa que controlaría el organismo regulador de los mercados energéticos, destinada a cubrir el coste que tiene alcanzar el objetivo del 20 por ciento, fijado por la directiva europea.
http://noticias.lainformacion.com

1 comentario:

Javier dijo...

Mientras el petróleo siga siendo la fuente de energía más barata, económicamente que no para el medio ambiente, no se desarrollará todo lo posible otras alternativas.
Hace un tiempo leí que "la fuente de energía más rentable es la producción eficiente de petróleo y la segunda la producción ineficiente de petróleo".

Un saludo